Pulpitis reversible

La pulpitis reversible es uno de los problemas más delicados que puedes llegar a padecer en tu boca. Es necesario señalar que esta enfermedad, si se atiende a tiempo, puedes evitar grandes problemas a largo plazo. ¿Qué es la pulpitis reversible?,  en pocas palabras sería la inflamación leve de la pulpa. Nosotros te diremos todo acerca de esta clase de pulpitis para que lo tengas en cuenta y que te des cuenta de la importancia de acudir con un especialista para evitar un problema mayor.

¿Qué es la Pulpitis Reversible?

La pulpitis puede aparecer directamente por: una caries, erosión cervical o atrición oclusal que son los principales factores de sufrir este tipo de pulpitis. Hay otras causas que se pueden detonar para llegar a sufrir esta enfermedad, las cuales pueden ser una fractura de esmalte o en los casos de raspados periodontal.

La inflamación puede aparecer a base de un estímulo o también aparecer de manera inmediata. Algo para tener a consideración es que hay casos donde la inflamación se reduce cuando se tiene un estímulo como puede ser algo caliente o frío.

Síntomas principales de la Pulpitis reversible

Dolores agudos: Si este problema se hace constante puede significar que tengas un serio caso de pulpitis.

Dieta Post Parto, Informacion y dietas para tu recuperacion post parto

Dolores por estímulos: En la mayoría de los casos de la pulpitis reversible, se presenta el dolor por medio de ciertas acciones o estímulos que pueden ser en bebidas o comida caliente, así como fría. Una vez que dejas de comerlos, es probable que desaparezca el dolor.

Tratamiento de la Pulpitis Reversible

No te dejes llevar por lo que muchos sitios en internet te dicen. Consulta a un odontólogo si tienes dolores constantes en la pulpa. Una vez esto, el especialista determinará lo que hará para poder tratar la pulpitis reversible, si es que en realidad padeces este problema bucal.

La duración del tratamiento de la pulpitis reversible puede durar a partir de que ya has sido atendido/a por el experto de 4 a 6 semanas. Si el dolor aumenta o tienes otros síntomas, consulta nuevamente con tu especialista.

Dejar una respuesta